Corazón Gris (Con Djembo Djé Djé)

A mi hermana Soraya

Viste por primera vez el sol

ese día en que guardan fiesta los que aun tiene trabajo.

El mar del golfo te regaló el color,

ese que tanto envidian las niñas en verano.

La sal del mar fue secuestrada por la brisa

que voló hasta tu ventana para darle color a tu sonrisa.

Que el Atlántico no mide tanto, no mide lo suficiente,

que no hay charcos de tal tamaño que separen continentes,

que separan continentes.

 

Y te regaló su abrigo la que llaman Tierra del vino.

Y las mismas manos que me acunaron

te entregaron su cariño.

Que son los besos y los abrazos los que edifican los principios.

Que es a base de dar pasos como se lucha para hacer camino.

Corazón de raza gris el tuyo, de raza gris el mío.

 

Y fueron pasando los años, nadie te cerraba la boca,

que no te robe las carcajadas algún idiota.

E hiciste de cualquier parque tu pista de baile

y que todos los besos empezaran a saber a chocolate, a chocolate.

Y crecimos con los mimos cuentos, con los mismos sueños,

con los mismos brazos que nos cogen si caemos.

Yo haciéndote canciones que hablan de camaleones

que se vuelven del mismo tono si echas piropos a los espejos, a los espejos.

 

Y te regaló su abrigo la que llaman Tierra del vino

 

Que tus ojos de azabache, sirvan para salidas

si te cruzas con los baches de la vida.

Que tus manos den calor y bienvenidas.

Que tus labios hablen de amor, que contagien alegrías

como hasta hoy, como hasta siempre,

¡morena me alegra verte tan sonriente!.

Como hasta hoy, como lo que nos queda de vida,

¡qué no me digan que la sangre es lo que tira

si mi corazón bombea con los ritmos del cariño!

Corazón de raza gris el tuyo,

de raza gris el mío.

 

Y te regaló su abrigo la que llaman Tierra del vino…