Fuera de lista

Qué le vamos a hacer si ya no se escriben boleros como ayer
Así que bésame, que tengo miedo a perderte después
Bésame como si fuera esta noche nuestra última vez.

No me pidas que al verte te suelte un par de besos
Cuando quiero beberme a sorbitos tu cuerpo
No me pidas que no escriba canciones de despedida
De rencor o de arrepentimiento
Que no quiero perderme besando sapos
Buscando reyes que rellenen mi palacio
Y completar tu espacio de falsos abrazos
Y este corazón embasado al vacío, por eficiencia de espacio
Como un sol heladito de frío
Desde que no le haces caso
Que no es lo mismo ser prudente que cobarde
No es lo mismo que estés lejos que distante
No es lo mismo cometer errores que sentirse culpable.

Que no quiero que mis labios no te resulten familiares
Que no quiero que mis celos sepan que te pierdes en brazos de nadie
Que no quiero esta lista de sueños fuera de lista
Que no quiero este puto sabor a mi misma.

Que no quiero más peces en mi mar
Ni un te quiero a ratos
Ni amores precocinados
Ni estas ganas de llorar.
Ni ese recuerdo a miel de tu piel
Ni esa sonrisa que incita al Carpe diem
Ni ese querer que es un suponer,
Ni este huir y ya con ganas de volver
Ni este huir y ya con ganas de volver…

Que no quiero que mis labios no te resulten familiares
Que no quiero que mis celos sepan que te pierdes en brazos de nadie
Que no quiero esta lista de sueños fuera de lista
Que no quiero este puto sabor a mi misma.

Y esa lógica supuestamente lista que supone no volver a verte
Y esta colección de nudos en la tripa
Que manda a la mierda todo y solo piensa en tenerte.

Que no quiero nuevas aves rozando mi cielo
Ni estrenar tan pronto el album de tus recuerdos
Que no quiero pensar que quizás estés llorando por dentro
Con ganas de matar a quién prohibió que consolaran mis besos
No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no quiero
Volver a poner los pies en el suelo
Amar en silencio y querer lo que no debo
Con ganas de gritar
Con ganas de subirte al cielo
Con ganas de darte más
O de quererte menos.
UNA RONDA DE BAJO.
Con ganas de gritar
Con ganas de subirte al cielo
Con ganas de darte más
O de quererte menos.
Con miedo a despertar sin tus ojos mirándome por dentro
Sin tus ojos fulminando mi noción del tiempo.

Qué le vamos a hacer si ya no se escriben boleros como ayer
Así que bésame como si fuera esta noche, nuestra noche,
O nuestra última vez.