Más de tres veces

Pude destruir la eternidad
En un beso de tornillo de miradas
Buscando no volver a tropezar
Tu nombre en un desliz de mis palabras.

Refugio en mis suspiros cada duda que cosechas
Resquicios de emociones insolentes
Que tuve de Pepito Grillo a las Mareas
Que sigo sin poder juntar el agua con aceite.
Cambié de religión una vez por cada beso
Te presento este santuario de consejos
De todos los errores que no cometería y ahora tengo 100 canciones
Que se ríen de mi teoría.

Nos negamos más de tres veces
Mentíamos peor que los borrachos
Antes de que amaneciese
Ya sabíamos cómo cerrarle el pico al gallo
Nos hizo una oferta la luna
De esas que no admiten rechazos
Entregamos de ofrenda esta historia
y ahora me paso las noches cantando
Que nos negamos más de tres veces
Que cada día le cerramos el pico al gallo.

Reconozco no andarme con cautela, si mi cuerpo parpadea
Más que el propio corazón
Reconozco ser novata en ser sincera serte fiel de corta y pega
y mi promesa en ser mejor.
Reconozco mi nefasto disimule mi alcoholismo a tu perfume
Mi impaciencia ante tu boca
Reconozco mi adicción a tus rutinas
Y a esa fruta prohibida
A custodia compartida
Entre mi piel y tu ropa.
Cambie de religión por cada mal de amores
Me hice atea en tu santuario de perdones
Entregue mi corazón como soborno
Al irónico guardián de tus razones.

Nos negamos más de tres veces
Mentíamos peor que los borrachos
Antes de que amaneciese
Ya sabíamos cómo cerrarle el pico al gallo
Me enganché a la rendición
De mis ojos, hincados de rodillas a tus labios
Me jugué la eternidad
La perdí y salí ganando
Ahora soy semimortal
Vivo vagando a los pies de tu cama
Disfrutando la sonrisa al tropezar
Mi nombre en un desliz de tus palabras
Tu nombre en un desliz de mis palabras

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario