Matricula de honor

No se si me perjudicas, no se si me favoreces
No se si me cueces o si me enriqueces
No se si me dejas no se si es que juegas
No se si es que exprimes lo poco que nos queda, o lo mucho.
No se si es que quieres que calle y me aleje
No se si es que temes no tenerme cerca
No se si es que no vale la pena
O no quiero darme cuenta, y es que dudo.
Días tontos días de niebla,
Tardes vagas soleadas
Días de sonrisas encubiertas, y de carcajadas.
Días de puertas entre abiertas
Días de puertas medio cerradas
Días de todo para todos y días…
Días para nada.
Cuando bebes más de lo que es capaz de asimilar tu sinceridad
Cuando aprendes más de lo esperado
Cuando esperas más de lo esperado
Cuando muerdes más de lo que es capaz de saborear tus labios
Cuando superas con creces
La lista de daños del año.
Días para contarte que he estado contando las veces que te he encontrado en sueños
Días para soñarte, soñarte y callar, que es lo que debo
Días en que debo estar y te falto, cuando sobro y no me marcho
Cuando sientes que te quiero poco o te quiero demasiado
Según el criterio aplicado de los argumentos siempre en vano en tus labios
Que siempre pueden más las ganas de besar,
Que todo lo que hablamos.

Y así nos va con la bipolaridad de quien dice que no se contradice
Que hoy te quiero más de lo que es capaz de asimilar mi corazón
Y se hace esguinces de tanto lince
Que quiere razonar lo incomprensible
Que un día llenamos las camas de rosas
y otras dejamos durmiendo en invierno al aire libre.

Que necesito, sentir que quieres ser mi otra mitad
Que te prohíbo, que roces siquiera un poco mi libertad
Te pido, que desabroches a mordiscos mi dignidad
Pero te exijo, más respeto del que yo suelo tolerar.
Quiero noches de rock and roll y cocaína
Quiero bailes de princesas con valses renacentistas
Te ruego que me perdones, si lloro porque me sale de los cojones
«si los tendría» que llevo siendo mujer toda la vida.

Matricula de honor en hacer castillos de granitos de arena,
En hacer de lo tonto un problema en buscar solución en las cosas más bellas.
Matricula de honor en hacer castillos de granitos de arena,
En hacer de lo tonto un problema en buscar solución en las cosas más bellas.
Matrícula de honor en amar por encima de todo
En odiar hasta sacar los ojos en morirnos de celos en volverlos locos
Matrícula de honor en ser marujas y discretas
En dar calor, entre los brazos y entre las piernas.
En dar vida y quietarla
En tener el equilibrio entre ser putas y santas
En desequilibrar balanzas en abalanzarnos si lo pide el alma,
En saltar, en sudar, en gritar, en luchar… si nos cortan las alas.

Que necesito, sentir que quieres ser mi otra mitad
Que te prohíbo, que roces siquiera un poco mi libertad
Te pido, que desabroches a mordiscos mi dignidad
Pero te exijo, más respeto, más de lo que yo suelo respetar.
Quiero noches de rock and roll y cocaína
Quiero bailes de princesas con valses renacentistas
Te ruego que me perdones, si lloro porque me sale de los cojones
Si los tuviera, si los tuviese, «si los tendría», como se diga.
Que llevo siendo riojana toda la vida.
Te ruego que me perdones si lloro más de lo que debería
Que llevo siendo mujer toda la vida.